Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

Las hermanas Mirabal y la tradición del crimen impune

Posted by Socialismo Internacional en julio 2, 2008

La hermanas Mirabal, sus asesinos siguen impunes

Comentario

Pedro Conde Sturla*

Si algo me duele, si algo me molesta en los cojones del alma y me da rabia y urticaria es el hecho de que a 47 años del asesinato de las hermanas Mirabal, después de novelas, películas y escritos históricos sobre su martirio, después de un día de la no violencia consagrado mundialmente a su memoria, después de haber bautizado una provincia con su apellido, casi nadie recuerda, no parece recordar que el hombre al que Trujillo ordenó la operación de humillarlas, martirizarlas, matarlas a palos junto a su chofer Rufino de la Cruz y finalmente arrojarlas a una barranca vive placidamente en Puerto Rico, circundado quizás de amigos y del amor de hijas e hijos y nietos que no se saben descendientes de un monstruo y adoran seguramente al abuelito bonachón.

El nombre del sicario, un vomitivo, un conjunto de siglas repugnantes que no se pueden mencionar sin ensuciarse la boca, es Alicinio Peña Rivera. Y, junto a él, Ciriaco de la Rosa, Ramón Emilio Rojas, Alfonso Cruz Valeria, y Emilio Estrada Malleta.

Como puede leerse en una página Web de Greysis de la Cruz Taveras, “La impunidad ha rodeado a estos asesinos, pues nunca cumplieron las penas que les impuso un tribunal en 1962. A excepción de Ciriaco de la Rosa, todos fueron condenados a 30 años de prisión. De la Rosa recibió una pena menor de 20 años, por haber pedido a sus cómplices en el tribunal que admitieran su responsabilidad en el cruel hecho.

Durante la Revolución de Abril de 1965, todos escaparon misteriosamente de la cárcel La Victoria, área dominada por las autoridades militares de entonces. Escaparon a los Estados Unidos incluyendo al jefe de operación, mayor del ejército, Alicinio Peña Rivera, quien con asesoría de “ghost writers” o escritores fantasmas, se ha dedicado a escribir libros sobre la negra etapa de la era de Trujillo, incluyendo sus actividades como espía.”

Nuestra sociedad, que al parecer ha perdido ya la capacidad de indignación y hasta el sentido de la vergüenza, se ha revelado incapaz de hacerle justicia tanto a un asesino vesánico como al más ladrón de todos los banqueros que hemos padecido, ladrón de cuna ladronil, de ascendencia ladrona, usurpadora, traidora y fusiladora.

El célebre Bernardino, el monstruo del Este, murió tranquilamente en su cama a pesar de innumerables crímenes, igual que alguno de los asesinos de las Mirabal.

El caso del ex coronel Luis José León Estévez, alias Pechito, y otros personajes siniestros que campean impunemente por sus fueros constituye una afrenta nacional. Pechito está señalado como torturador, responsable de muertes y desapariciones de opositores durante la tiranía de Trujillo, junto a César Rodríguez Villeta, Cándido Torres y José Ángel Rodríguez Villeta, y su participación en la masacre de la Hacienda María, donde fueron ultimados varios implicados en el ajusticiamiento del sátrapa, está documentada como obra maestra de sadismo.

Pechito, el torturador retirado, vive ahora dedicado a sus devociones, participa regularmente en los ritos de una conocida parroquia de Arroyo Hondo y no aparece nadie que lo ayude a purgar sus pecados friéndolo, por ejemplo, en ácido de batería.

Sin embargo, más que quejarnos y lamentarnos en vano, nos corresponde asumir una responsabilidad histórica, aunar las pocas fuerzas dispersas en asociaciones patrióticas y adoptar iniciativas, ejercer responsablemente nuestra pequeña cuota de poder.

Un primer paso sería el de confeccionar afiches y boletines con las fotos y nombres de tantos asesinos sueltos y la historia de sus bellaquerías durante el régimen de Trujillo y los doce años del genocida Balaguer, confeccionar, por igual, boletines y afiches con las fotos y el historial de banqueros y ladrones de cuello blanco y ponerlos a circular profusamente en Internet, hacerlos llegar como castigo a manos de sus íntimos y descendientes y a la opinión pública en general.

De esta manera podríamos por lo menos someterlos al acoso de la historia, someterlos al escarnio, señalarlos permanentemente con la marca de la infamia y alimentar entre las nuevas generaciones la llama del odio justiciero que tanta falta nos hace.

* Profesor, crítico literario y autor de narraciones satíricas como ‘Los cuentos negros’. Publicado originalmente en noviembre de 2007 en la página web Clave digital.

About these ads

4 comentarios to “Las hermanas Mirabal y la tradición del crimen impune”

  1. EMILIO ESTRADA MALLETA UN CELEBRE MERCENARIO, QUE NO SE CANSO DE MASACRAR AL PUEBLO CUBANO, BAJO LA TIRANIA DE FULGENCIO BATISTA, FUE HUYENDO COMO RATA A REPUBLICA DOMINICANA, Y SE PUSO AL SERVICIO DEL GENOCIDA TRUJILLO, Y TAMBIEN ACABO EN REPUBLICA DOMINICANA.
    !CUANTOS SERES MEZQUINOS ABUNDAN EN ESTA TIERRA!
    EMILIO ESTRADA TIENE EL INFIERNO ASEGURADO.

  2. milka said

    yo quiero saber como se llama la pelicula de las hermanas mirabal… q mis amigas la han visto menos yo y la quiero ver.

  3. jhonny turizo said

    me han contado sobre la historia de las hermanas y da rabia e indignacion. me gustaria ver la pelicula

  4. Lara said

    se llama In the time of the butterflies con salma hayek y marc anthony.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 47 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: