Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

¿De dónde sale la violencia en Colombia?

Posted by Socialismo Internacional en julio 10, 2008

El desfile, del pintor colombiano Fernando Botero, retrata las décadas de violencia en Colombia

El desfile, del pintor colombiano Fernando Botero, retrata las décadas de violencia en Colombia

Mucho se habla en estos días sobre la violencia en Colombia, sobre la lucha armada y las guerrillas. La prensa internacional esta sentenciando a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) por el secuestro de Ingrid Betancourt mientras no dice nada acerca de los presos de las FARC en las cárceles de Colombia. En casi ningún sitio se habla del terrorismo de Estado, un concepto que si hubiera que definir con un par de palabras podría resumirse en “Estado Colombiano”. En esta entrada publicamos dos artículos que describen de dónde sale la violencia en Colombia, algo que creemos necesario entender a la hora de seguir de cerca la cobertura de la liberación de Betancourt y los sucesivos debates que está produciendo hasta dentro de la izquierda internacional.

Las FARC, ahora

Guillermo Almeyra / La Jornada

El asesinato en 1948 de Jorge Eliécer Gaitán, de la izquierda del Partido Liberal y casi seguro vencedor en las elecciones presidenciales anunciadas, desencadenó el Bogotazo y, en toda Colombia, el periodo conocido como “La Violencia”, que causó decenas de miles de muertes y cientos de miles de refugiados.

Los campesinos liberales tomaron las armas contra los “pájaros” (delincuentes y asesinos organizados por los conservadores) y el ejército y formaron milicias de autodefensa campesina; el Partido Comunista se unió a ellos. Cuando el general Rojas Pinilla, una especie de Perón colombiano, dio un golpe nacionalista en 1953 que desplazó a los partidos tradicionales (Liberal y Conservador), ofreció una amnistía a la cual se acogieron miles de guerrilleros liberales. Un puñado, sin embargo, apoyado por los comunistas, se negó a entregar las armas y resistió en un territorio, la “República de Marquetalia”, bajo la dirección de Pedro Antonio Marín (conocido como Manuel Marulanda o Tirofijo) cuya familia era militante activa del liberalismo. Las guerrillas liberales combatían a los terratenientes conservadores en una Colombia en poder de la oligarquía que desde la Colonia estaba dividida entre los conservadores, apoyados por la Iglesia, y los liberales, respaldados por la intelectualidad y sectores medios urbanos y en la que el aparato estatal carecía de consenso pues mantenía a raya a los sectores populares mediante una represión feroz (como el asesinato de Gaitán) mientras en el campo imperaba la justicia de los patrones-caudillos.

Con la guerra fría y la intervención estadunidense en Colombia, un país estratégico para combatir la revolución cubana, la guerrilla liberal de izquierda de Marulanda evolucionó y se declaró comunista y, a partir de 1964 constituyó las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) con la línea “marxista-leninista” inventada por el estalinismo (que, por supuesto, no era la de los cubanos ni la del sector no comunista –MIR y Douglas Bravo– de los guerrilleros venezolanos de esos años). Las FARC siguieron apoyándose en la rebelión rural y reclutaban campesinos en un periodo (el de los años 60-70) en que las guerrillas rurales estaban en el orden del día y tenían también la ambición de desarrollar movimientos revolucionarios urbanos.

Pero a partir de fines de los años 70 la mundialización dirigida por el capital financiero internacional provocó grandes cambios en cada país y en escala regional y mundial. La gran ofensiva contra las conquistas sociales y el nivel de vida de los trabajadores urbanos y contra todas las formas de organziación y solidariedad (partidos, sindicatos) se desarrolló simultáneamente a la restructuración del territorio, subordinando los cultivos a las necesidades del capital, cuyas trasnacionales pasaban a dominar el sector rural, destruyendo las comunidades campesinas e indígenas. La masiva siembra de drogas para el mercado estadunidense fue una de las manifestaciones de esta transformación productiva y social. Otra fue la migración masiva hacia las ciudades y el exterior de los campesinos reprimidos, oprimidos, crecientemente empobrecidos. El aparato estatal pasó también a basarse sobre el ejército, ligado a la droga y a la delincuencia de los paramilitares, asesinos, saqueadores, violadores. A eso se unió la destrucción por la violencia de los gérmenes de vida sindical democrática y de todo intento de crear una izquierda urbana pacífica, y el aumento gigantesco de la corrupción de las instituciones (desde la electoral hasta el Parlamento y la justicia), cuyo resultado es el actual gobierno de Uribe.

El fin de las guerras de guerrillas en Centroamérica, el asesinato del Che y la evolución de la revolución cubana en los años 70-80, el derrumbe de la Unión Soviética y del llamado “socialismo real” burocrático en los países de Europa oriental, aislaron a las FARC, que nunca brillaron por una elaboración teórica propia y que eran una organización guerrillera que actuaba como partido sin serlo, lo cual fomentaba el militarismo, el pragmatismo, el verticalismo entre sus cuadros y mandos.

Pero el problema es aún más grande y lo han planteado incluso Chávez y Correa: Uribe encuentra en la existencia de las FARC la justificación para un régimen basado en el asesinato de sindicalistas y opositores, en los paramilitares, en el ejército ligado a Estados Unidos, y las FARC no tienen apoyo en la sociedad, sobre todo en los centros urbanos, donde la oposición democrática tiene sobre ella la hipoteca de la lucha guerrillera, que puede explicar pero no apoyar política y moralmente.

Hace rato que las armas tenían que ser remplazadas por una acción política de masas, pero las experiencias del pasado –el asesinato masivo de los que se desarmaron y escogieron la lucha legal– y la acción del imperialismo y de Uribe quieren encerrar a las FARC en la disyuntiva de quedar aisladas y hacerse matar en la selva, perdiendo cada vez más militantes por desmoralización, deserción, corrupción por el gobierno o de rendirse sin garantías. La propuesta de Chávez de formar un grupo de países garantes de la seguridad de los miembros de las FARC que opten por la vida política legal y la oferta de Sarkozy de asilo político a quienes prefieran exiliarse por un tiempo podrían servir para dificultar mucho la represión gubernamental que, como lo demuestran los continuos asesinatos de sindicalistas, seguirá ejerciéndose con o sin guerrillas como pretexto, porque forman parte del plan estadunidense para la región. Pero si las FARC iniciasen una discusión nacional e internacional sobre las condiciones políticas, económicas y militares para dejar las armas y las garantías necesarias, quien se encontraría en dificultades sería Uribe.


* La Jornada, 6 de julio de 2008

———-

Cruzada contra la paz

Anulfo Mateo Pérez / Barrigaverde.net

Colombia ha vuelto a ocupar la atención del mundo tras la liberación de Ingrid Betancourt, los tres mercenarios estadounidenses y soldados del ejército de ese país sudamericano. Los que dominan la comunicación global han montado una campaña mediática para validar la violencia.

Los cañones han sido dirigidos contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y sectores liberales de la sociedad colombiana. Ahora resulta que los insurgentes y otros sectores de oposición son los responsables de la violencia, no así la oligarquía y sus representantes.

Y mientras se desarrolla esa campaña, la senadora opositora Piedad Córdoba es sometida por el Gobierno de Alvaro Uribe a la Corte Suprema, junto a los diputados Wilson Borja y Gloria Ramírez, bajo ‘sospechas’ de tener presuntos vínculos con la guerrilla, sin importar su papel en la liberación de un grupo de colombianos de manos de las FARC.

La violencia en Colombia es un fenómeno histórico-político, impuesta por la clase dominante para defender privilegios e intereses. Los de abajo lo único que han hecho es resistirla, desde las luchas indígenas a la conquista española, repuntando con las protestas de los Comuneros del Socorro.

Esa intolerancia llevó a la oligarquía a atentar contra Bolívar en septiembre de 1828. Y cuando renuncia en 1830 (tenía tuberculosis), el Mariscal Sucre es asesinado, al perfilarse como su sucesor.

En 1914 fue asesinado el caudillo liberal Rafael Uribe, quien sostenía que el liberalismo debía beber en las canteras del socialismo. Así la “Masacre de las Bananeras” en 1928, fue sólo un botón de la represión contra el movimiento sindical, campesino e indígena. Más de mil colombianos fueron asesinados, entre ellos mujeres y niños, por orden del general Cortés Vargas, sobre el pretexto de evitar una intervención militar estadounidense al servicio de la United Fruit Company.

Jorge Eliécer Gaitán, líder de una facción izquierdista del Partido Liberal en el Congreso, denunció la masacre y replicó al General que esas balas debían dirigirse contra el supuesto invasor. Su actitud lo llevó a ser respaldado como candidato a la Presidencia el 16 de marzo de 1947, para ser asesinado el 9 de abril de 1948.

El hecho provocó una rebelión popular llamada “El Bogotazo”. Ospina Pérez, primero, y Laureano Gómez, después, desarrollaron una campaña terrorista que arrojó más de 300 mil muertos entre las filas liberales y comunistas.

La insurgencia guerrillera es consecuencia de la violencia desarrollada por la clase dominante, y cuando ha intentado deponer las armas han asesinados a sus dirigentes, como es el caso de Guadalupe Salcedo en 1957. Y los más de 5 mil asesinados de la Unión Patriótica, el Partido Comunista y los liberales, desde los años 80s.

Esa oligarquía, Uribe y los halcones de la Casa Blanca son los responsables de la violencia en Colombia.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 47 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: