Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

Las “nuevas” recetas de los empresarios

Posted by Socialismo Internacional en julio 19, 2008

El CCPA y el MIDA se apuntan para dar "soluciones" a la crisis

El CCPA y el MIDA se apuntan para dar "soluciones" a la crisis

Giovanni Roberto

Hace casi dos meses se aprobó la Ley de Incentivos Industriales, una medida legislativa apoyada por los dos partidos mayoritarios (PPD y PNP) y que estaba diseñada para garantizar y mejorar las ganancias de las empresas en Puerto Rico. La otra gran parte del proyecto estaba dirigido a impulsar la privatización de la Autoridad de Energía Eléctrica, corporación pública que lleva muchos años intentándose privatizar, y que los grupos empresariales reconocen se ha hecho difícil gracias a la resistencias sindical de la UTIER. Pero la confianza de los empresarios y la clase dominante es de tal magnitud, que luego de la aprobación de esta ley, las propuestas de privatización y “desarrollo económico” no han dejado de llover. Los empresarios están aprovechando la crisis para rediseñar y profundizar su esquema de acumulación de capital.

La justificación sobre un repunte económico de la mano de “más empresas, más empleo y mejor economía” no puede esconder que lo único que garantiza la nueva ley son las ganancias multimillonarias de los empresarios. “Si las inversiones futuras son industrias orientadas hacia la economía del conocimiento y la biotecnología, el nivel de empleo no crecerá, ya que deja fuera del reclutamiento a personas con poca educación, beneficiando en su mayoría a personas con especialidad en biología, o con nivel educativo universitario”, aclara Heriberto Martínez Otero, estudiante de maestría del Departamento de Economía de la UPR-Río Piedras en un artículo reciente en Claridad. “El problema de empleo difícilmente será resuelto con la nueva ley”.

La ley de incentivos dejó fuera una reglamentación que hubiese garantizado para los patronos el poder aumentar la jornada laboral sin verse obligados a pagarlas con el cargo adicional de horas extras, algo que señala lo lejos que quieren llegar los patronos, y que no sorprende si se toma en cuenta la tendencia mundial a precarizar y sobre explotar aún más la fuerza laboral.

Dos propuestas recientes, una del Colegio de Contadores Públicos Autorizados (CCPA), y otra de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA), señalan también que los patronos están listos y animados para continuar reduciendo los niveles de vida de la clase trabajadora.

Las recomendaciones del CCPA señalaban las aspiraciones de unos sectores empresariales de realmente privatizarlo todo en el país. Estos recomendaban, según citado en Claridad, la privatización del ”Departamento de Educación (DE), Departamento de la Familia (DF), Compañía de Parques Nacionales (CPN), Universidad de Puerto Rico (UPR), y Fondo Seguro del Estado (FSE). Propone también la eliminación de todas las procuradurías. Recomienda que se les elimine al Consejo General de Educación y al Consejo de Educación Superior el subsidio del Fondo General y que le cobren a las instituciones educativas por sus servicios. Propone también que se elimine la Corporación de Puerto Rico para la Difusión Pública (WIPR Radio y TV), que se privatice el Centro Cardiovascular”.

El mismo periódico señala lo vinculado que la administración actual del Colegio de Contadores está al Partido Nuevo Progresista, pero al poner el énfasis en que la agenda pertenece exclusivamente a ese partido, olvida señalar que mucho de lo que dice el CCPA es parte de una agenda general de un sector de la clase empresarial, y que esa agenda general, privatizadora y neoliberal, es igualmente compartida por el otro gran partido patronal, el Partido Popular Democrático. La privatización a mansalva del gobierno ha sido parte de la práctica política de ambos partidos, como lo evidencia la misma aprobación de la ley de incentivos industriales.

Lo sorprendente ha sido ver como el informe del MIDA ha sido casi aplaudido por este mismo semanario tan crítico con el CCPA.

“En medio de un escenario de propuestas de privatización, el asalto de los sectores más pudientes a los pocos haberes de los menos favorecidos y reclamos al Ejecutivo de inversionistas y constructores que atentan contra todo principio democrático, suena casi atrevido escuchar que se llame a un “pacto social”, para lograr consenso y compromiso sobre la agenda económica del país”, asegura Cándida Cotto en la edición del 10 al 16 de julio. “Es precisamente el llamado y reconocimiento de que el país requiere de un nuevo consenso o pacto social económico en el que participen todos los sectores sociales lo que distingue y da validez, aun con sus contradicciones, a las propuestas recogidas en el documento, “Una nueva visión para Puerto Rico: diez prioridades”, de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA).”

Cotto reconoce contradicciones en el documento pero parece estar tan en consonancia con la idea del “pacto social”, que olvida señalar también sus consecuencias. En una sociedad evidentemente dividida en clases como la nuestra, esto equivale a poner al mismo nivel intereses antagónicos, equivale a poner a la misma altura el nivel de vida de la clase obrera y las ganancias de los empresarios. Evade, deja para después, o ignora que las condiciones de vida de la clase trabajadora mejoran sólo en la medida en que se afectan negativamente las ganancias empresariales. Cualquier proyecto serio en Puerto Rico no sólo debe tomar en cuenta que los trabajadores necesitamos tener voz propia en los debates económicos del país, sino articular reclamos coherentes de clase. Se trata de defender los intereses de clase de la mayoría asalariada y trabajadora en Puerto Rico.

Y eso, evidentemente, el proyecto del MIDA no lo hace. Sus recomendaciones son más de lo mismo, y su mecanismo “nuevo” de pacto social, pertenece al libro viejo de recetas empresariales. Se trataría, en todo caso, de contar con la legitimidad de algunos sindicalistas vendidos, que de todos modos han participado con beneplácito en las últimas movidas empresariales, para continuar el régimen de explotación neoliberal actual de Puerto Rico.

Similar posición parece asumir el candidato a la gobernación por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Edwin Irrizary Mora. “En primer lugar ésta es una propuesta que viene de una entidad del sector privado que, contrario a otras propuestas que han sido presentadas públicamente en las últimas semanas, le asigna una responsabilidad fundamental, crucial, a los distintos sectores de la sociedad”, asegura Irrizary Mora según citado en Claridad. Sobre la idea de pacto social, dice que “eso para mi tiene un significado grande porque estamos hablando los procesos de discusión pública, por ejemplo en la discusión de la nueva ley de incentivos industriales dejaron fuera a los sindicatos, dejaron fuera a los agricultores, a los cooperativistas, a las comunidades, cuatro sectores fundamentales que estuvieron fuera de toda esa discusión, en la de MIDA hay una apertura para que los procesos se den por consenso de verdad”

Irrizary Mora se adhiere a la idea de un pacto social a la vez que reconoce que estas siempre han estado al servicio de los que más tienen al decir que “esa frase de consenso en la Isla está muy trillada porque a la hora de la forma en que se ejecutan los consensos siempre es para favorecer al grupo de mayor capacidad económica, aquí hay un objetivo serio de que se incorpore a todos los sectores y eso es positivo viniendo de los empresarios”.

Pero en realidad, el MIDA recomienda privatizar la administración del Departamento de Educación designando una gerencia privada, mantener la salud como un negocio, reestructurar el gobierno y restarle peso social, crear leyes puertorriqueñas que mantengan bajos los sueldos, aún por debajo del mínimo federal, privatizar la AEE, agilizar los permisos para continuar explotando las costas para beneficiar los empresarios del turismo, cerrar agencias (aunque alegan que sin despidos), regionalizar y municipalizar, reducir el gasto público, etc.

Nada de esto nos debe sorprender. Son las viejas recetas para “rescatar” una economía a costa de la vida, la salud, la educación y el empleo de los y las trabajadoras en Puerto Rico. Por eso es tan grave celebrar el llamado a un pacto.

Los trabajadores y trabajadoras en Puerto Rico necesitamos un aumento considerable de sueldo y que la factura de ese aumento la paguen las compañías. Necesitamos servicios de salud gratuitos y accesibles para tod@s, más escuelas y de mejor calidad. Necesitamos proteger el ambiente y las costas. Necesitamos, a fin de cuentas, comenzar a levantar reclamos propios de clase y dejar a tras cualquier ilusión en pactos, treguas y/o concesiones.

———

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 47 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: