Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

Testimonios de veteranos de Iraq y Afganistán

Publicado por Socialismo Internacional en octubre 17, 2008

Los veteranos de guerra de Iraq y de Afganistán están saliendo a la palestra para relatar el impacto brutal de las ocupaciones en curso en esos dos países. Sus experiencias se han hecho públicas en una investigación de la revista The Nation, de julio de 2007, y por las jornadas del Colectivo Soldado de Invierno (Winter Soldier), efectuadas en Silver Springs, Maryland, en marzo de 2008, por Veteranos de Iraq Contra la Guerra con la participación de más de 300 ex militares estadounidenses.

Los testimonios de los soldados sobre atrocidades horripilantes presenciadas o protagonizadas directamente por ellos mismos revelan cómo un problema estructural ha creado un ambiente de anarquía entre los militares de EEUU. Algunos expertos en derecho internacional aseguran que las declaraciones de los veteranos muestran la necesidad de investigar violaciones potenciales del derecho internacional por parte de altos funcionarios de la administración de Bush y del Pentágono. Aunque la BBC predijo que el acontecimiento del Colectivo Soldado de Invierno dominaría los titulares alrededor del mundo en esa semana, hubo un silenciamiento total de este acontecimiento histórico en las noticias de los medios corporativos de EEUU. (1)

Docenas de veteranos de la ocupación de Iraq y de Afganistán atestiguaron públicamente durante los cuatro días de las jornadas Winter Soldier, explayándose sobre crímenes que cometieron durante el curso de la batalla, la mayoría incitados por las órdenes o las políticas impuestas por los oficiales superiores. Tales crímenes incluyen disparar sobre civiles desarmados e inocentes, muertos o detenidos y luego asesinados, destrucción de la propiedad, profanación y violación de cadáveres, abusos severos de los detenidos (a menudo torturados hasta la muerte) y uso de los cadáveres para prácticas médicas.

Winter Soldier 2008 fue organizada para demostrar que los incidentes bien publicitados de la brutalidad de EEUU, incluyendo el escándalo de la prisión de Abu Ghraib y la masacre de una familia entera de iraquíes en la ciudad de Haditha, no fueron episodios aislados perpetrados por “algunas malas manzanas”, como lo han afirmado tantos políticos y líderes militares. Son parte de un patrón, según han dicho los organizadores, “de una ocupación cada vez más sanguinaria”. Los veteranos también expusieron las semejanzas entre las ocupaciones en Iraq y Afganistán, “… las unidades están recibiendo exactamente el mismo entrenamiento y exactamente las mismas órdenes se están enviando a Iraq y a Afganistán”, explicó un ex médico del ejército de EEUU.

La investigación de The Nation documenta nitidamente las experiencias de cincuenta veteranos de combate de la ocupación de Iraq. Sus testimonios revelan que las tropas estadounidenses carecen de entrenamiento y de apoyo para comunicarse o aún entenderse con los civiles iraquíes. Se les ofreció poca o ninguna educación cultural o histórica sobre el país que controlan. Hay pocos traductores y a menudo son incompetentes. Los veteranos entrevistados respondieron con estereotipos sobre el Islam y los árabes con quienes tratan los soldados e infantes de marina recién llegados. Todos tienden a solidificarse rápidamente en un racismo crudo cercano a los militares y a las calles de las ciudades iraquíes.

Los veteranos dijeron que la cultura de esta guerra de contrainsurgencia, en la que asumieron que la mayoría de los civiles iraquíes son hostiles, les ha hecho difícil a los soldados compadecer a sus víctimas por lo menos hasta que volvieron a casa y tuvieron ocasión de reflexionar. El ex sargento Logan Laituri, del ejército de EEUU, arguyó: “El problema al que hacemos frente en Iraq es que somos hacedores de políticas en la dirección en que se nos ha inducido, con un precedente de anarquía donde no seguimos las reglas de la ley; nosotros no respetamos los tratados internacionales, tan sólo existe esa atmósfera que por sí misma estimula la actividad criminal”.

El experto en derecho internacional Benjamín Ferencz, quien fue el principal querellante de los crímenes de guerra nazis en Nuremberg después de la Segunda Guerra Mundial, dijo a OneWorld que ningunos de los veteranos que atestiguaron en el “Soldado de Invierno” deben ser procesados por crímenes de guerra. En su lugar, dijo, el Presidente Bush debería ser enviado al banquillo de los acusados por haber comenzado una guerra “agresiva”. “Nuremberg estableció que la guerra agresiva es un supremo crimen internacional”. Dijo que la carta de las Naciones Unidas, que fue escrita después de la carnicería de la Segunda Guerra Mundial, contiene la prohibición de que ninguna nación pueda utilizar la fuerza armada sin el permiso del consejo de seguridad de la ONU.

Muchos veteranos de Iraq y de Afganistán han retornado a sus hogares profundamente perturbados por la disparidad entre la realidad de la ocupación y la manera en que están retratándola el gobierno de EEUU y los medios estadounidenses. La ocupación que describen los veteranos es de una obscuridad e incluso una empresa depravada, que lleva una semejanza de gran alcance con otras guerras y ocupaciones coloniales equivocadas y brutales, como la ocupación francesa de Argelia, la guerra estadounidense en Vietnam y la ocupación israelí del territorio palestino. Aunque los medios internacionales e independientes de EEUU cubrieron al “Soldado de Invierno” de manera oblicua, hubo un oscurecimiento casi completo de este acontecimiento en los grandes medios principales de EEUU. (Véase El Capítulo 12)

Actualización de Aaron Glantz, Aimee Allison y Esther Manilla (de Radio Pacífica)

Los veteranos que intervinieron en “Soldado de Invierno” habrían podido permanecer silenciosos. Habrían podido aceptar los desfiles y espaldarazos de heroísmo mezclados nuevamente dentro de la sociedad y del mundo sin haber sabido nunca sobre las atrocidades terribles que cometieron o que presenciaron en Iraq o Afganistán. Salieron al estrado a compartir sus historias arriesgando considerablemente su honorabilidad. Sin embargo, estos veteranos han prestado un gran servicio, cambiando permanentemente el registro histórico del “qué sucedió” en las zonas de guerra.

Sus palabras no fueron inútiles, aunque sus testimonios continúan siendo largamente ignorados por gran parte de los medios corporativos (hasta la fecha, el New York Times, CNN, ABC, NBC y CBS han omitido cubrirlos). Nuestros tres días de difusión [por Radio Pacífica] congregaron a una audiencia en vivo en la Colina de Capitolio, frente al Caucus Progresista del Congreso. Durante nuestras jornadas de marzo, compartimos el podio del Caucus, vía telefónica, con la congresista Barbara Lee de California, como invitada a distancia, y permitimos que dos veteranos se nos unieran en conducir la entrevista. En sus observaciones de apertura del “Soldado de Invierno” en la colina, Lee se refirió a esa entrevista:

“Recuerdo que una de las personas con quienes hablé deseó saber por qué no había ningún miembro del Congreso presente”, dijo. “Y alguien me preguntó sobre la entrevista: ¿“Qué tal si tuviéramos una audiencia en Washington?” Y dije ‘correcto’ “.

El 15 de mayo 2008, nueve Veteranos de Iraq y de Afganistán estaban parados frente al Caucus Progresista del Congreso, que fue co presidido por las congresistas Lee y Lynne Woolsey. También participó o escuchó el testimonio de tres horas una media docena de otros miembros del Congresos. Varios de los representantes prestaban visiblemente atención cuando las Mujeres Congresistas de Maxine Waters aplaudieron a los veteranos por su valor. Las radios KPFA y Pacifica difundieron la audiencia en vivo.

Fue algo muy importantemente que nuestra transmisión en vivo de tres días mostrara a muchos veteranos que no estaban solos. Durante el desarrollo de ambas transmisiones nos inundaron con llamadas telefónicas, E-mails y mensajes de blog de miembros activos en servicio, de veteranos y de familias militares agradeciéndonos por romper una barrera de silencio cultural sobre la realidad de la guerra. Desde entonces, hemos recibido noticias de muchos veteranos acerca de la importancia de nuestra difusión y sobre cómo los afectó personalmente. El soldado Sergeant Matthis Chiroux dijo haber comprendido en “Soldado de Invierno” las razones que lo hicieron rechazar las órdenes para desplegarse a Iraq.

Antes de “Soldado de Invierno”, Chiroux dijo que fue suicida. “Acababa de sentarme en mi habitación a leer las noticias del sitio sobre Iraq y tuve una sensación totalmente desesperada. ¿Cómo me forzarían a ir sin que nadie supiera nunca lo que sentía”?, dijo. “Había conseguido colocarme para participar en un crimen contra la humanidad y toda su realización, pero nunca deseé estar allí en el primer lugar”.

Chiroux relató que en un momento crucial apareció uno de sus profesores en la Universidad de Brooklyn en Nueva York sugiriendole que escuchara una la tansmisión de las audiencias del “Soldado de Invierno” de marzo. “Aquí hay una organización de soldados y de veteranos que se sienten como yo”, le dijo. “Comencé a entender toda esta enajenación y depresión en que me siento. Desde entonces, las encontré, he estado hablando y echándola hacia fuera”.

A través del país se han organizado nuevas audiencias regionales del “Soldado de Invierno” a partir de la experiencia de Silver Spring, en marzo. Los nuevos veteranos están saliendo adelante a contar sus historias y quienes hablaron en Maryland están revelando mucho más sobre la realidad de su servicio. Hasta la fecha, las audiencias regionales se han llevado a cabo en Los Ángeles, Chicago y Gainesville, en Florida. En Seattle, 800 personas se reunieron a oír los testimonios de los veteranos. Muchos más esperan ser organizados en el futuro. Con su testimonio continuo, las historias de los veteranos se han convertido en su arma más de gran alcance.

Para más información y oir los testimonios de marzo y de mayo de 2008, visite por favor http://www.warcomeshome.org o www.ivaw.org

<!–[if !mso]>

Cita:

1)”Why Are Winter Soldiers Not News?” Fairness & Accuracy In Reporting, March 19, 2008

Fuentes:

Iraq Vets Against the War, March 13-16, 2008

Título: “Winter Soldier: Iraq & Afghanistan Eyewitness Accounts of the Occupations”

War Comes Home, Pacifica Radio, March 14-16, 2008

Título: “Winter Soldier 2008 Eyewitness Accounts of the Occupations”

Co-hosts: Aaron Glantz, Aimee Allison y Esther Manilla

One World, March 19, 2008

Título: “U.S. Soldiers ‘Testify’ About War Crimes

Author: Aaron Glantz

The Nation, July 30, 2007

Título: “The Other War: Iraq Vets Bear Witness”

Autores: Chris Hedges y Laila Al-Arian

Estudiantes investigadores: April Pearce, Erica Elkington y Kat Pat Crespan

Evaluador de la comunidad: Bob Alpern

Título original: Iraq and Afghanistan Vets Testify

Traducción: Ernesto Carmona (especial para Argenpress.info)

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 47 seguidores

%d personas les gusta esto: