Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

Nuevas razones para oponerse a la Pena de Muerte Federal

Posted by Socialismo Internacional en abril 21, 2012

"La misma retórica torcida con la cual la administración Bush justificaba la tortura, se utiliza hoy para violar la Constitución. "

Las viejas razones no han caducado. La Constitución de Puerto Rico prohibe la Pena Capital, y eso no es poca cosa. Décadas de evidencia sostienen que la Pena de Muerte no es un disuasivo y no previene la violencia, en otras palabras, que no funciona. La evidencia es mucha, la Pena de Muerte se administra de forma racista. Además, ya son muchas las jurisdicciones en EEUU que se han visto forzadas a abolir o detener las ejecuciones porque pruebas de ADN han demostrado que los tribunales han condenado erróneamente a docenas de ciudadanos.

En adición, ahora existen nuevas razones. Una serie de decisiones judiciales de dudosa constitucionalidad ha ido progresivamente minando el orden legal en el Gobierno Federal de los Estados Unidos, lo que representa una gran amenaza para nosotros en Puerto Rico. Nuevas interpretaciones legales han permitido que cada vez más el gobierno actúe de espaldas a la Constitución. Cada aumento en la injerencia de la jurisdicción federal en Puerto Rico – incluyendo la posible implementación de la Pena de Muerte – pone en riesgo nuestras libertades civiles.

Roberto Barreto explica cómo se han limitado nuestros derechos en el contexto actual, la amenaza de la imposición de la pena de muerte en la isla y lo necesario de la lucha para detener este ataque a los derechos.

“The rule of law”, el orden legal constitucional ha sido debilitado por una serie de políticas impulsadas originalmente por la administración Bush, pero continuadas y extendidas por la administración de Obama. Utilizando la seguridad nacional como pretexto, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos ha determinado que cualquier persona detenida por cualquier razón puede ser sometida a registros al desnudo sin que exista evidencia alguna para sospechar que la persona carga armas o contrabando. Esta medida invasiva se deja totalmente a la discreción de los oficiales carcelarios y no existe recurso de apelación.

Importantes derechos han sido limitados. Con la decisión Garcetti, el tribunal ha restringido la Libertad de Expresión de los empleados públicos. El derecho a disentir ha sido criminalizado progresivamente. Igualmente los gobiernos locales han recurrido a toda suerte de interpretaciones legales para negarle a los Ocupas contra Wall Street el derecho a la Libertad de Expresión. Sin embargo, es precisamente en nombre de este mismo derecho que la decisión Citizens United determina que las corporaciones son personas y no se les puede restringir la cantidad de dinero que donen a los partidos políticos. Según el Tribunal, el acto de hacer donativos políticos es un acto de libre expresión que no puede ser limitado.

Pero a los ciudadanos reales de carne y hueso -no solo se le puede limitar la Libertad de Expresión o invadir la privacidad escuchando sus conversaciones telefónicas o leyendo sus correos electrónicos sin orden judicial- también se les puede encarcelar indefinidamente, sin radicación de cargos ni celebración de juicio. El Presidente Obama ha firmado una ley – the National Defense Authorization Act – que autoriza al los militares a detener indefinidamente a quien en su opinión presente una amenaza de terrorismo, sea ciudadano o no, sin darle a la persona ninguna oportunidad de defenderse o apelar en una corte de justicia. Más aun, Obama autorizó el asesinato de un ciudadano americano sin que mediase orden judicial. Anwar Al-Awlaki fue asesinado en septiembre de 2011 por orden ejecutiva.

La administración Obama se ha defendido de las acusaciones de que cometió un asesinato extrajudicial, elaborando una nueva interpretación de “due process” – el debido proceso de ley. Según el Secretario de Justicia Federal, Eric Holder, el debido proceso de ley no implica proceso judicial, sino que el ejecutivo unilateralmente puede establecer un proceso deliberativo e implementar la decisión acto seguido. Es decir, el Presidente puede mandar a matar a quien se le antoje.

La misma retórica torcida con la cual la administración Bush justificaba la tortura, se utiliza hoy para violar la Constitución. Los conceptos se redefinen elásticamente para justificar acciones claramente prohibidas por la ley. El Presidente escapa el alcance de la ley porque las doctrinas de Seguridad Nacional han sido reforzadas de tal modo que no se puede presentar evidencia en su contra en una corte de justicia, pues ciertos temas son considerados tan secretos que son inadmisibles en el tribunal.

En Puerto Rico, cada vez más, se agranda la jurisdicción de los federales. Nuestras garantías constitucionales se van debilitando. Los pusilánimes gobernantes del ELA han ido cediendo la administración del sistema de justicia a los federales. Aun así, la violencia ha continuado en aumento. Puerto Rico tiene una taza de asesinatos superior a la de Mexico.

La ciudadanía desencantada se hunde en el pesimismo y por momentos parece que acepta lo que sea. Los gobernantes desempolvan las viejas propuestas cosméticas, como la reciente propuesta de eliminar el derecho a la fianza, una medida contraindicada por todos los estudios al respecto. Los federales intentarán nuevamente lograr una condena de Pena de Muerte para reforzar su dominio. Pero ninguna de estas medidas tendrá el efecto de disminuir la violencia. Disminuirán nuestros derechos, sometidos a leyes cada vez más represivas que preservan el orden social que nos trajo a la crisis que hoy vivimos.

Nuestra oposición a la Pena de Muerte es necesaria para detener el ataque a nuestros derechos. Varias veces la movilización ciudadana ha detenido los esfuerzos federales de utilizar la Pena Capital en Puerto Rico. Hoy lo podemos hacer nuevamente y hay mayores razones para ello.

Publicado originalmente en IndymediaPR

About these ads

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 47 seguidores

%d personas les gusta esto: