Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

¡A la calle por las tierras y la comida de mañana!

Posted by Socialismo Internacional en mayo 9, 2012

La energía alterna es el nuevo mercado en Puerto Rico, ahí están los nuevos millones y el poder para el sector privado. Es alarmante ver como al final, lxs ricos no ven la diferencia entre un río y una comunidad, y explotarán lo que quieran para sacar sus ganancias. Este escrito hace un pequeño balance sobre la importancia de la lucha por los terrenos agrícolas en Puerto Rico, tomando en cuenta la realidad política de nuestra isla… desde el coloniaje hasta las medidas dictatoriales del gobierno en turno.

Por las tierras y la comida…

¡que aumente la lucha!

Puerto Rico es un pequeño archipiélago. Las tierras, si no se protegen, se acabarán. Desde los cincuentas, el cemento ha sido el fuerte de la economía y al paso que vamos, Puerto Rico quedará hecha una piedra llena de hormigón… una isla de tierra estéril.

Lamentablemente, antes de que el gobierno piense en la salud de la sociedad, piensa en cuánto dinero puede sacarle a la vía verde y al bolsillo de la clase trabajadora… De hecho, entre los ricos de nuestro país está de moda invertir en la “economía verde” como la nueva estrategia para seguir privatizando y explotando nuestros recursos. La lucha por los terrenos agrícolas, como otras luchas ecológicas o “ambientales” (gasoducto, karso, playas) representa una amenaza para esos ricos, pues cuestiona la viabilidad de sus proyectos… Pero el gobierno favorece a la economía verde y hará todo lo posible por detener esos movimientos ecológicos. Es por eso que la OSI se ha mantenido observando de cerca la lucha que ha comenzado y llevado el Frente de Rescate Agrícola.

Recordemos el caso de los arrestos en Santa Isabel y cómo sirvió de detonante, difundiendo la cuestión de los terrenos por todos los medios. Lxs activistas del FRA se encontraban en Santa Isabel luchando contra La Finca de Viento de Pattern Energy, afirmando que era “el caso más apremiante” amenazando 3,700 cuerdas, clasificadas como las más fértiles del planeta. También exigían la conservación de la Ley 242, que convierte a esas tierras en una Reserva Agrícola. Además, señalaban la existencia de una “ofensiva nacional,” repudiando que la Autoridad de Tierras disponga de 34,000 cuerdas de tierras agrícolas, a corporaciones con contratos millonarios para proyectos de infraestructura.

El gobierno respondió imputándole a lxs arrestadxs un delito grave de cuarto grado. Cinco estudiantes y un profesor, enfrentan de 6 meses a 3 años en prisión, por la enmienda 208-A del Código Penal. Le llaman la ley “Tito Kayak” y es una ley que no permite manifestación alguna si impide, “temporal o permanentemente,” el proceso de construcción y desarrollo de proyectos de infraestructura.

Esto nos deja ver cómo la energía alterna es el nuevo mercado en Puerto Rico, definitivamente ahí están los nuevos millones y el poder para el sector privado. Es alarmante ver como al final, lxs ricos no ven la diferencia entre un río y una comunidad, y explotarán lo que quieran para sacar sus ganancias… creando leyes anti-constitucionales que limitan el derecho a la protesta, como lo han hecho con la 208-A. Sin duda, el gobierno colonial está reformando nuestra sociedad, y el proyecto energético es una prioridad… Pero si los proyectos que aprueban no van con los intereses del pueblo ¿qué vamos hacer?

¡A la calle!

El tiempo ha pasado y la lucha por los terrenos se ha mantenido en los medios. Sin embargo, solo se ha logrado difundir el caso de Los Molinos de Viento en Santa Isabel y existe un repudio a ese caso en particular, por el valor de esos terrenos particulares. Con esto existe una especie de regionalismo donde se concibe esta situación como una “lucha de los santaisabelinos.” Es cierto que los santaisabelinos se encontrarán bastante comprometidos/as, pues los molinos de viento afectarán la salud de su diario vivir… pero la lucha por los terrenos agrícolas es de toda la isla. ¡Se trata de nuestra comida!

La peligrosa dependencia a las importaciones, donde 85% de lo que comemos viene de afuera y solo el 15% de aquí, nos mantiene en perspectiva sobre la importancia de Santa Isabel. De ese 15%, Santa Isabel produce el 80% de las hortalizas. Cebolla, tomate, pimiento, calabaza, berengena, y otros productos comunes en la cocina puertorriqueña. La pérdida de terrenos, que empieza en Santa Isabel, es una forma de garantizar nuestra dependencia. Lo que nos quedaba era el 15% y ahora también lo están reduciendo… ¿Pero por qué?

Aparentemente, para el futuro “estatus” de Puerto Rico, es clave que sigamos dependiendo de importaciones, mientras se desarrolla un campo de inversiones para las compañías privadas. La privatización de la energía renovable, por encima de nuestras tierras cultivables y de valor ecológico, alimentará aún más nuestra realidad colonial. Pues de esta forma, lxs ricos logran agudizar la necesidad de energía por encima de la necesidad agrícola y de obtener una soberanía alimentaria. Así, también mantienen la comida enlatada e importada. Finalmente, aumenta el beneficio para las compañías privadas y extranjeras. Es obvio que se nos impone las perspectivas del Congreso de los Estados Unidos, viendo como en Carribean Buisness sueñan con la “bioisla,” y no solo nos reformarán el trabajo y la universidad, también nos reformarán el potencial agrícola.

Ante esto, como socialistas revolucionarios, intentamos mantener en perspectiva, que mientras la clase obrera esté en pie de lucha, lxs ricos no podrán lograr con éxito sus objetivos. Por eso entendemos que la lucha por los terrenos agrícolas debe continuar, pero necesita enfocarse en crear más urgencia en la gente que trabaja. Pues, cada día hay más desempleo y más hambre. Ahora habrá más dependencia y con eso, aún más pobreza… y si bien es cierto que “la agricultura es la espina dorsal de un pueblo”, pues le tocará al pueblo ocupar los terrenos baldíos y sembrarlos en comunidad. En fin, es importantísimo que Puerto Rico se movilice para defender sus tierras… y que desde las comunidades, los caseríos, los barrios, las universidades y las escuelas, comience una lucha agresiva para proteger, defender y cultivar las tierras.

Por eso exhortamos, ¡que no se detenga la protesta! …¡y a las leyes corruptas del gobierno, que se le imponga la ley de la calle, que cuando baja con el peso del pueblo, dobla a cualquier gobierno!

About these ads

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 47 seguidores

%d personas les gusta esto: