Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

¡Viva la huelga de los mineros!

Posted by Socialismo Internacional en julio 12, 2012

Especial: Una gran lucha obrera sacude el Estado español 

En las últimas semanas, una noticia ha comenzado a recorrer el mundo entero a pesar del manto de silencio que la prensa española ha desplegado sobre ella. Se trata de la gran huelga minera con centro de Asturias pero se extiende a otras regiones, que ya cumple más de un mes de paro general, con diversos cortes de rutas, movilizaciones y enfrentamientos con la policía, constituyendo una de las huelgas obreras más importantes de Europa de los últimos años.

Esta semana de julio, la llegada de una contundente y masiva marcha a Madrid, y los sucesivos enfrentamientos callejeros, destacan como una noticia importante de la lucha  de clases internacional. Noticia que la prensa española se esfuerza por ocultar.

En Socialismo Internacional seguiremos de cerca la lucha minera.

En este escrito, Alejandro Vinet de la revista Socialismo o Barbarie, analiza las raíces del conflicto y apunta a la necesaria solidaridad de toda la clase trabajadora.

Además, debate sobre la ubicación clasista del movimiento indignados.

Vea el video: Madrid, protestas y violencia en marcha del 11 de julio, Puerta del Sol

Vea el video: Las mujeres mineras se organizan y movilizan

Una gran lucha obrera sacude el Estado español

En las últimas semanas, una noticia ha comenzado a recorrer el mundo entero a pesar del manto de silencio que la prensa española ha desplegado sobre ella. Se trata de la gran huelga minera con centro de Asturias pero se extiende a otras regiones, que ya cumple más de un mes de paro general, con diversos cortes de rutas, movilizaciones y enfrentamientos con la policía, constituyendo una de las huelgas obreras más importantes de Europa de los últimos años.

Creemos no equivocarnos cuando decimos que se trata de un verdadero “campanazo”, que ha planteado la circunstancia poco habitual en las últimas décadas de que una huelga obrera combativa se coloque en el centro de los acontecimientos, y que está marcando, en todo caso, una evidente maduración del proceso de rebeldía e indignación que viene recorriendo el Viejo Continente desde el año pasado.

A continuación pasaremos a señalar las causas de fondo que desataron este conflicto, así como los debates que lo cruzan y las importantes enseñanzas que ya está dejando para los revolucionarios de todo el mundo.

El gobierno de Rajoy: entre el ajuste y la resistencia

Desde que comenzó su gobierno, el derechista Rajoy, del Partido Popular, ha desatado un feroz ajuste sobre los trabajadores y el pueblo español. A la enorme desocupación que azota desde hace tiempo a la población (por encima del 20% y alcanzando el 50% entre los jóvenes) se suma ahora el recorte a los presupuestos de salud y educación, el congelamiento salarial, la quita de subsidios a la vivienda y demás medidas de ajuste. Mientras tanto, el Estado español rescata a Bankia (cuarto banco del país) de la quiebra, a la vez que se incrementan los desalojos a quienes no pueden pagar sus hipotecas.

Esto configura un brutal desmantelamiento de lo que quedaba del estado de bienestar, sumiendo a la juventud en un futuro sin demasiadas esperanzas (así lo expresa el nombre de una de las agrupaciones juveniles: “Juventud Sin Futuro: Sin casa, sin curro, sin pensión, sin miedo”). El reciente rescate de 100.000 millones de euros por parte de la Unión Europea significará una profundización de estas medidas de ajuste. Un nuevo “rescate” que es más bien un salvavidas de plomo, que no busca aliviar las penurias del pueblo español sino seguir salvando a los bancos y sosteniendo una UE y un euro que solo sirven para que las potencias más avanzadas (Alemania y Francia) se favorezcan a costa de las más atrasadas (como demuestra el caso de Grecia).

Pero este brutal ajuste viene siendo enfrentado por movilizaciones masivas por parte centralmente de la juventud, nucleada en su mayoría en el movimiento de los Indignados. Como señalamos desde su nacimiento, este movimiento es, pese a todas sus limitaciones, enormemente progresivo como respuesta a las políticas de ajuste y abre en su seno la posibilidad de dar peleas políticas por una orientación clasista[1].

A su vez, ha servido como caldo de cultivo de movilizaciones menos “abstractas” (recordemos que la principal exigencia del 15M era “Democracia Real Ya”) y más ligadas a la resistencia cotidiana y concreta al ajuste de Rajoy. Por ejemplo, la organización de asambleas vecinales que impiden los desalojos de las familias que no pueden pagar su hipoteca, las sucesivas oleadas de huelgas estudiantiles y ocupaciones de colegios y facultades, las movilizaciones en defensa de la salud pública.

La huelga general del 29 de mayo pasado, aunque convocada por las burocracias de la UGT y CCOO, sirvió como un espacio de expresión de la bronca popular que se viene acumulando desde hace meses, en este caso teniendo como centro ya a los trabajadores. La huelga minera de Asturias reaviva el debate sobre qué orientación hay que darles a esos movimientos masivos todavía heterogéneos, punto sobre el que volveremos más adelante, a la vez que comienza a mostrar la emergencia obrera en la lucha. A su vez, por su extensión y su radicalidad, tiene poco parecido con los paros generales que funcionan más bien como un “saludo a la bandera”, a los que nos tienen acostumbrados las burocracias sindicales europeas.

La clase obrera minera se pone de pie

En este marco de luchas contra el ajuste de Rajoy, la lucha de los mineros puede convertirse en la punta de lanza de la resistencia obrera al ajuste. Desde hace más de 20 días, los mineros de las cuencas de Asturias, Aragón y Castilla y León se encuentran en una histórica huelga indefinida en defensa de los puestos de trabajo. La decisión del gobierno de Rajoy de recortar las ayudas estatales al sector puede llevar a la desaparición de la actividad minera, con más de 8.000 puestos de trabajo directos amenazados y más de 30.000 indirectos (aquí podemos marcar que el recorte sobre el sector viene desde hace años: décadas atrás la minería empleaba hasta 50.000 obreros).

Por otra parte, los recortes se encuentran focalizados en los fondos destinados a ayudas sociales: en becas a estudiantes, se reduce de 56 a 2 millones de euros; en reconversión industrial, de 167 a 39; en seguridad minera, de 12 millones a cero. La ayuda a la producción disminuye de 300 a 100 millones, con lo cual lo más afectado resulta la seguridad social de los mineros y sus familias, así como la amenaza de descargar esta crisis sobre ellos, con despidos y cierre de minas.[2]

A partir de esto, los principales sindicatos, CCOO y UGT, convocaron a una huelga de 4 días desde el 23 de mayo, que se transforma en indefinida producto de la negativa del gobierno a llegar a cualquier tipo de solución. Desde ese momento la huelga tiene un acatamiento absoluto en toda la cuenca minera, con medidas de lucha que se han ido radicalizando con el pasar de los días. En la región, todas las jornadas de huelga están cruzadas por decenas de cortes de ruta y vías férreas, enfrentamientos con la Guardia Civil y ocupaciones de pozos mineros.

A medida que pasan los días los enfrentamientos recrudecen, logrando los mineros hacer retroceder a la Guardia Civil en varias oportunidades y llegándose a trasladar los enfrentamientos a los pueblos, produciendo verdaderas batallas campales.

El 12 de junio tiene lugar en León una marcha minera nocturna que congrega a miles de personas en defensa de la lucha de los mineros, que se moviliza hasta la diputación de León, ocupada por mineros desde el 4 de junio. Al momento de escribir este artículo estaba finalizando la jornada de huelga general convocada en Asturias, Aragón y Castilla y León, que tuvo un alto acatamiento según los sindicatos. La jornada se cerró con una movilización de 50.000 personas en La Felguera, Asturias.[3]

Por su radicalización y su extensión, la huelga minera ya constituye una de las más importantes de los últimos años en Europa. Puede llegar a significar un punto de inflexión en la resistencia al ajuste de Rajoy, volviendo a poner en el centro de la escena a la clase obrera. Desde este punto de vista, el triunfo de la huelga minera sería un triunfo de todos los trabajadores y el pueblo españoles, poniendo al gobierno contra las cuerdas y pudiendo comenzar a cambiar la relación de fuerzas a favor de la clase obrera. Además, hay elementos de recuperación de memoria histórica de la clase obrera que son centrales para forjar una alternativa realmente independiente.

“Mi abuelo luchó en el 34, mi padre en el 62 y ahora me toca a mí”

Con esta frase comienza una nota publicada por el diario El País[4], donde se entrevista a varios mineros en lucha. Nos parece importante señalar que a lo largo de todo el conflicto se empieza a ver una recuperación de las tradiciones históricas de lucha de la clase obrera española, cuestión que tiene un incalculable valor, más cuando se conoce cuánto hizo la burguesía española por enterrar las tradiciones heredadas de la guerra civil.

De manera muy resumida, los mineros asturianos tienen una tradición de lucha central en la historia española. Fueron protagonistas de la Revolución de 1934, una verdadera insurrección obrera que llegó a reducir a las fuerzas represivas de la región e instaurar Consejos Obreros y a declarar la Comuna de Asturias (en homenaje a la Comuna de París).

Esta insurrección no fue secundada por el resto de España y logró ser sofocada. A su vez, en 1962 protagonizaron la primera gran huelga obrera contra el gobierno fascista de Franco, que despertó expresiones de solidaridad en toda España y Europa, desnudando el verdadero rostro del régimen de Franco e hiriéndolo de manera muy profunda.

Hoy esta memoria histórica comienza a hacerse carne en la lucha de los mineros españoles. El minero cuya declaración encabeza este apartado señala que “las barricadas son la única forma de lucha que conoce”.

Es que las comunas mineras son un lugar donde una verdadera “cultura minera” se reproduce y se transmite de generación en generación, donde el trabajo en la mina se transforma en una “forma de vida”. A su vez, las localidades dependen de manera directa de la producción minera, lo que explica el gran apoyo popular a la huelga. Es por esto también que comienza a verse –de manera cada vez más normal– la referencia a las grandes luchas de 1934 y 1962, todavía vivas en la memoria de los mineros: uno de los escudos de los que enfrentan a los antidisturbios tenía pintado “U.H.P.”, “Uníos Hermanos Proletarios”, sigla que simbolizaba la alianza obrera de la insurrección asturiana de 1934.

Además, esta huelga ha despertado una de las tradiciones más importantes de la clase obrera: el internacionalismo. En los primeros días del conflicto se conoció una carta de mineros ingleses que habían enfrentado a Tatcher en la gran huelga de 1984, llamando a la solidaridad internacional[5]. En los últimos días, varias delegaciones internacionales de mineros alemanes, polacos, chilenos e ingleses se acercaron a los pozos a expresar su solidaridad y contribuir económicamente con fondos de lucha. En la huelga minera española no solo se juega el futuro de esa región, sino también parte del destino de Europa en su conjunto, y los sectores de vanguardia están dando cuenta de eso. Recuperar las tradiciones históricas de lucha es una tarea muy importante en el camino de poder darle una alternativa clasista y revolucionaria a la crisis europea.

La huelga de los mineros tiene que triunfar

El triunfo de la huelga de los mineros españoles sería una victoria no solo del amplio abanico de luchas antiajuste que se está desarrollando en España, sino también una victoria de todo el movimiento obrero europeo. La primera tarea que se impone es la solidaridad española e internacional, para romper el cerco mediático que le imponen, apoyándose en las experiencias que empieza a haber en ese sentido por parte de mineros de otros países europeos.

A su vez, hay que pelear en todos los sectores en lucha en España, el movimiento estudiantil, de la salud, la pelea contra los desalojos y el movimiento de Indignados, para tejer lazos con la huelga minera e impulsar acciones donde sea posible para que esta triunfe. Es necesario darse una política clasista en todos estos sectores para unificar la pelea contra el ajuste que están llevando adelante Rajoy y el PP.

Por último, es importante levantar una política independiente en el seno de los mineros. Aunque es muy difícil definir una política a la distancia y sin tener un reflejo directo, nos parece que hay algunos lineamientos generales que podemos proponer.

Lo más importante es alentar la tendencias a la autoorganización por abajo de la clase trabajadora, que permita desbordar a los organismos de la burocracia sindical, histórica traidora de la clase obrera. Junto con esto, es importante no atar la suerte de los trabajadores mineros a la de las patronales del carbón, peleando por una alternativa desde los intereses de los trabajadores. Esto podría expresarse en el planteo de nacionalización bajo control obrero de las minas (planteo del cual la burocracia no dice una palabra), utilizando esos fondos para la industrialización de la región, pudiendo contemplar así los problemas ambientales y transformar las terribles condiciones de trabajo que sufren los mineros.


Notas:

[1] http://www.socialismo-o-barbarie.org/europa/110523_a_declaracion_mayo_espaniol.htm

[2] http://www.alasbarricadas.org/noticias/node/21184

[3] Para un relato pormenorizado de los hechos, recomendamos visitar el sitio: http://www.alasbarricadas.org/noticias/node/21184

[4] http://politica.elpais.com/politica/2012/06/16/actualidad/1339868190_863789.html

[5] http://www.publico.es/espana/436751/exmineros-ingleses-se-unen-para-ayudar-a-los-huelguistas-espanoles


Un debate en el movimiento de indignados

Mantener una ubicación clasista

La huelga minera ha desatado un profundo debate en el movimiento de Indignados a raíz de un comunicado de la Comisión de Medio Ambiente de la Acampada Sol, en Madrid. En este se criticaba duramente el rol contaminante de la minería, pero lo más importante es que se señalaba que eran los sindicatos corruptos, los políticos y las patronales quienes se encontraban tras las movilizaciones de los mineros.[1]

Esto fue criticado por un comunicado de la Comisión de Vivienda de Sol, donde se señalaba que el comunicado de Medioambiente “hacía un flaco favor a la lucha minera” y que “El ataque del Gobierno a los mineros no es más que un nuevo ataque del neoliberalismo contra la clase trabajadora.”[2]

Desde nuestro punto de vista, anteponer la lucha ecologista a la lucha por la defensa de los trabajadores mineros es un gravísimo error. Lo central es partir de una ubicación clasista, de defensa de los trabajadores frente a los ataques que sufren por parte de los capitalistas, y desde esta óptica resolver el conjunto de los problemas que están ligados. Ninguna relación sana con el medio ambiente será posible mientras lo que rija la producción sean las leyes del mercado y de la ganancia. Pero atacar a los trabajadores a través de una defensa abstracta del medio ambiente es completamente regresivo.

Consideramos que debe haber una posición clara por parte del movimiento de Indignados, que ha logrado movilizar a sectores de masas, de apoyo al conflicto minero y contra el gobierno. Es de vital importancia para que el movimiento de los Indignados avance, pelear por una orientación clasista, por su vuelco a la solidaridad con la clase obrera.

Creemos que hay abierta una pelea política con importantes de puntos de apoyo para darla, como los posicionamientos a favor del conflicto de otras asambleas de Indignados (como la de Oviedo o la de Gijón), así como la movilización que realizaron el año pasado contra la reforma laboral[3]. Y en esos puntos de apoyo hay que basarse para generar un movimiento activo de solidaridad de masas por el triunfo de los mineros de Asturias. (A.V.)


Notas:

1- http://madrid.tomalaplaza.net/2012/05/31/comunicado-medio-ambiente-sol-respecto-a-las-movilizaciones-del-sector-del-carbon

2-   http://madrid.tomalaplaza.net/2012/06/11/comunicado-de-apoyo-a-la-lucha-minera/

3-  http://www.socialismo-o-barbarie.org/europa/110607_espania_indignados_mov_contra_reforma_laboral.htm

______________________________

Las mujeres mineras se organizan y movilizan

por ReMineDoc

Viernes, 06 de Julio de 2012

Las mujeres mineras celebran sus primeras asambleas para organizarse y movilizarse en apoyo de la minería en Asturias. Las escenas enseñan la cultura obrera que impera en las cuencas mineras asturianas desde hace más de un siglo.

Las mujeres mineras celebran sus primeras asambleas para organizarse y movilizarse en apoyo de la minería en Asturias. Las escenas enseñan la cultura obrera que impera en las cuencas mineras asturianas desde hace más de un siglo. En apenas dos días las mujeres de las cuencas mineras asturianas celebran sus primeras asambleas y convocan las primeras protestas. Más de 200 mujeres acuden al Parlamento asturiano para exigir que se cumplan los acuerdos pactados con el anterior Gobierno. La mujer siempre ha jugado un papel determinante en la vertebración de las cuencas mineras asturianas.

http://www.kaosenlared.net/component/k2/item/23807-las-mujeres-mineras-se-organizan-y-movilizan.html

About these ads

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 47 seguidores

%d personas les gusta esto: