Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

Una historia reaccionaria a favor del capitalismo

Publicado por Socialismo Internacional en julio 26, 2012

El personaje de Bane toma Wall Street en The Dark Knight Rises.

El personaje de Bane toma Wall Street en The Dark Knight Rises.

La nueva película de Batman, The Dark Knight Rises es la más reciente exposición de la agenda reaccionaria de la derecha capitalista en la cartelera de cine. Para la desdicha de much@s que disfrutan del cine, en especifico del cine Sci-Fi, el fin de la trilogía termina con un mensaje fascista que argumenta que los héroes de nuestra sociedad son el estado y la fuerza policial.

En momentos en donde revueltas a nivel internacional, que exigen justicia social frente a recortes y planes de austeridad, son enfrentadas con militares y policías armados que matan sin pensarlo dos veces, ver a la policía marchando en una escena durante la película debe haber provocado en muchos, espero no ser la única, ganas de salir corriendo de la sala de cine.

Alma Torres argumenta porque es mejor invertir el tiempo y el dinero en otras cosas antes de apoyar con la taquilla a esta película que en nada beneficia las luchas sociales.

The Dark Knight Rises es la última versión de la trilogía del director y guionista Christopher Nolan, conocido por películas como Memento e Inception. La nueva película comienza 8 años después de los sucesos de The Dark Knight, luego de que Bruce Wayne (aka Batman) decidiera asumir la culpa de la muerte de Harvey Dent para evitar de alguna forma que la gente perdiera la esperanza en el cambio.

8 años después Bruce es un hombre amargado y recluido en la soledad de un cuarto de su mansión. La ciudad Gótica goza de relativa “tranquilidad” hasta que llega Bane, un criminal que dice representar los intereses de la mayoría de la gente y que luchar por, y cito, “devolverle al pueblo su ciudad”.

Con megáfono en mano llegan a la ciudad, toman Wall Street, con una evidente alusión al movimiento de Occupy en Estados Unidos, y hablan en su discurso de quitarle las riquezas a los ricos y repartirlas entre los pobres. Pero el mensaje detrás de este supuesto mensaje revolucionario es hacer ver a l@s activistas como absurdos, como vandal@s cuyo único fin es crear el caos para imponer su ideología.

Bane llega a ciudad Gótica luego de dejar encerrados con una explosión a la mayoría de los policías de ciudad Gótica, todos excepto Gordon y Blake. OMG! Sin la policía ¿quién podrá defendernos? La película lo deja claro, los héroes del mundo son la policía. Esto podría molestar a much@s aquí en Puerto Rico, con la alta incidencia de brutalidad policiaca, pensando en el caso más reciente, el de una anciana de 85 años que fue tiroteada por la policía mientras estaba en su auto. Luego de bajarse del mismo, la hicieron arrodillarse y fue humillada por los policías del municipio de Guaynabo.

La brutalidad policiaca es algo que conocemos bien l@s que vivimos en Puerto Rico, los que participamos de protestas, también l@s que vivimos y respiramos en las calles de esta isla, en especifico si nuestra comunidad es pobre y de clase trabajadora. Se ha hablado mucho en los últimos años de reformar la policía, de implementar medidas que de alguna forma “mejoren” la situación de corrupción y brutalidad al interior de este cuerpo, pero sabemos que cuando hablamos de policías que usan la fuerza bruta no hablamos de unas cuantas “manzanas podridas”, el sistema completo está podrido. Es el sistema, a través de su Superintendente que da la orden de disparar a la primera sospecha, a la primera amenaza. La brutalidad está institucionalizada.

La nueva película de Batman mantiene la imagen del policía idealizado, del servidor del pueblo que piensa primero en la gente y luego en él, pero los que no nos dejamos sorprender por efectos especiales y la impresionante música de Hans Zimmer sabemos que esos policías solo existen en la imaginación de un guionista.

En una escena de la película vemos cuando una masa de policías, que logran salir de su encierro, se enfrentan a Bane y la masa de gente. Los tiros de cámara están diseñados y no se equivocan, la edición está perfectamente orquestada con la música para hacernos gritar a favor de la policía, la única palabra que me viene a la mente es vomito.  ¿La razón del enfrentamiento? Bane no quiere solo quitarle la riqueza a los ric@s, ¡¡él quiere volar la ciudad Gótica en pedazos con una bomba atómica!! ¿En serio?

Es evidente que la película se burla de los reclamos de luchas sociales como el movimiento de Occupy, mientras pinta una versión reaccionaria de lo que en realidad son estas luchas. Al final del día Batman salva ciudad Gótica y se lleva la bomba atómica en medio del mar, sacrificando su vida en el proceso…claro que no muere…o sea, ¡se salva de la bomba atómica! Mientras veía esa escena no podía evitar preguntarme, ¿Dónde está Joss Whedon* cuando lo necesitamos?

La nueva película de Batman no merece nuestro apoyo o nuestro dinero. Nolan se escuda detrás de un personaje para contarnos la versión capitalista de lo que sucede luego de las crisis sociales, si la gente lucha es más caos, si la gente protesta es más violencia, la única esperanza es poner nuestra confianza en un grupo pequeño de empresarios multimillonarios como Bruce Wayne y en el estado representado por sus políticos y sus policías.

No es ridículo pensar que con tanta riqueza en el mundo podríamos imaginarnos un mundo distinto. Evidentemente hay personas con poder que quieren hacernos creer lo contrario, como si nuestras luchas fueran un capricho innecesario y no una urgencia social. Pero son las luchas por justicia social las que nos hacen hoy contar con derechos que incluso hoy nos quieren arrebatar.

La trilogía de Christopher Nolan termina con una gran decepción, su visión está fuera de contexto, fuera de época, las ideas de derecha no son bienvenidas, al menos no por una generación nueva que se levanta con ideas cada vez más radicales. The Hunger Games y Avatar, son algunos ejemplos de películas que responden mejor en contra del capitalismo corporativo, Batman lo presenta de forma reaccionaria. Antes de ir al cine a gastar sus chavos en esta película mejor alquilen Serenity, Avatar, hasta Wall-E es una mejor inversión!

Suck it Nolan!

*Joss Whedon es el creador de la serie Buffy The Vampire Slayer y recientemente tuvo en los cines The Cabin in the Woods y The Avengers.

About these ads

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 47 seguidores

%d personas les gusta esto: