Socialismo Internacional

Periódico de la Organización Socialista Internacional

Crisis y resistencia en Grecia

Publicado por Socialismo Internacional en octubre 23, 2012

GRECIA tiene un nuevo gobierno liderado por el partido conservador Nueva Democracia, ND, en coalición con los socialdemócratas, PASOK, entre otros. Los nuevos líderes del país dicen que exigirán un mejor trato por parte de los poderes económicos europeos, pero bajo este nuevo gobierno Grecia seguirá sujeta al Memorando–el documento que se compromete al país a drásticas medidas de austeridad a cambio de un rescate del sistema financiero griego.

Los dos partidos del establecimiento griego casi fueron derrotados por la Coalición de la Izquierda Radical, (SYRIZA, por sus siglas en griego). En las elecciones del 6 de mayo, y luego otra vez el 17, luego de que la primera no produjo una mayoría gobernante, SYRIZA terminó en segundo lugar y dominó en la prefere

ncia por parte de trabajadores, desempleados y pobres, en las principales ciudades de Grecia.

SYRIZA representa la continuación de un movimiento de resistencia que ha producido 17 huelgas generales en Grecia; un movimiento nacional de ocupación de plazas públicas, incluyendo la Plaza Syntagma, frente al Parlamento en Atenas; y muchas otras luchas.

El siguiente es el discurso pronunciado por ANTONIS DAVANELLOS, miembro de una de las organizaciones fundadoras de SYRIZA, Trabajadores Internacionalistas de Izwuierda (DEA, por sus siglas griegas), en la conferencia Socialismo 2012 realizada en Chicago. Aquí, Antonis habla de la escala de la crisis, el desarrollo de la resistencia, y lo que se avecina para la izquierda en Grecia.

En las elecciones de junio, SYRIZA hizo campaña por un programa radical para cancelar el Memorando y anular las medidas de austeridad acordadas por PASOK y ND. A pesar de una exaltada campaña mediática que alegaba que SYRIZA sacaría a Grecia de la eurozona–en la que 17 países comparten el euro como su moneda común y en la que las políticas financieras son principalmente dictadas por el país más poderoso del continente, Alemania–dos veces los votantes casi pusieron SYRIZA a cargo del gobierno griego.

- – - – - – - – - – - – - – - -

VOY A a tratar de decir algo acerca de la crisis y sobre la resistencia, y a continuación, unas cuantas cosas más sobre el programa de SYRIZA, y también sobre los otros partidos de la izquierda en este período.

La crisis en Grecia ha significado un gran ataque sobre la población, y, al mismo tiempo, un enorme callejón sin salida para la clase dominante.

Vamos a empezar con el ataque a la población. Por sus propios números y estadísticas, los salarios en Grecia han caído un 26 por ciento en los últimos 13 meses. No puedo pensar en un ejemplo como éste en la historia moderna de Europa. Y hay que recordar que en Grecia, los salarios empezaban a un bajo nivel desde antes de los recortes, y que ya teníamos recortes antes de estos 13 meses.

Durante este período de tres a cuatro años de crisis, según nuestros cálculos, la clase obrera ha perdido casi el 50 por ciento de su ingreso real. Esto es enorme. Para encontrar otro ejemplo de esta índole, uno tiene que buscar muy atrás en la historia. De hecho, debemos retroceder a antes de la Segunda Guerra Mundial, al período de la República de Weimar, en Alemania.

Las cortes también han sido muy graves en el sistema de pensiones. En los últimos tres años, se han reducido las pensiones en cuatro ocasiones. El sistema de pensiones se convirtió en una enorme trampa para las personas mayores, quienes no pueden trabajar porque reciben pensiones. Si no tiene otros ingresos, no pueden vivir de su pensión. La pobreza entre los ancianos es realmente impactante en Grecia en este momento.

Pero las condiciones para los trabajadores no dependen sólo de los salarios, los sueldos y las pensiones. Los recortes al gasto social son realmente inimaginables. En el primer Memorando, el cual sólo firmaron los socialdemócratas, una regla del programa de austeridad fue que debe haber dos tercios de recortes al gasto social y por un tercio de aumentos de impuestos.

- – - – - – - – - – - – - – - -

DÉJENME DARLES unos ejemplos de lo que significan estos números en la vida real. El ministro de salud–un ex miembro del Partido Comunista que se pasó al PASOK–era Andreas Loverdos. Él es uno de los personajes más odiados en Grecia. Destruyó el sistema de seguridad social, y luego siguió con los hospitales. Una semana antes de las elecciones, él dijo que su partido cerraría 20 grandes hospitales públicos antes de finales de 2013.

Y todos los otros hospitales están muy deteriorados–es insostenible. SYRIZA subestimó la gravedad de la situación. Durante nuestra campaña electoral, después de la intervención de médicos y enfermeras, cambiamos nuestro programa, y hemos puesto una gran prioridad en salvar los hospitales públicos.

En muchas de las asambleas celebradas por SYRIZA, médicos y enfermeras llegaron con lágrimas en los ojos, diciendo que teníamos que hacer algo–porque estamos muy cerca del momento en que estos profesionales tendrán que pedirle a la gente no venir a los hospitales, incluso si están enfermos, ya que estarían en peligro de morir por falta de medicamentos y recursos.

Algo muy, muy decidor en Grecia es la de la falta de medicamentos. Grecia es un país que produce productos farmacéuticos basados en las últimas tecnologías, medicamentos muy caros. Pero los capitalistas prefieren exportar todo esto, y ahora no queda nada.

Un ejemplo que fue muy impactante para mí porque conozco a las personas involucradas. En mi propio vecindario, en una asamblea de SYRIZA, dos compañeros aparecieron y se atrevieron a contar su propia historia. Uno es maestro, y el otro está desempleado. La mujer de éste tiene cáncer y durante tres años, ella ha estado recibiendo quimioterapia.

Pero se agotaron los medicamentos para la quimioterapia en los hospitales públicos. Así que el hospital les dijo que fueran al mercado para encontrar los medicamentos que ella necesita. Estos medicamentos cuestan más de 2.000 euros al mes. Su ingreso es de 1.000 euros por mes. Tuvieron que volver a casa y discutir entre ellos si comprar el medicamento o seguir comprando comida para los hijos.

Los números son enormes–recortan unos tantos miles de millones aquí, otros tantos allá. Pero esto es lo que significan en realidad. Son historias reales de personas reales, y no sólo se trata de personas que con cáncer. En los hospitales, no hay medicinas o suministros para las personas que tienen diabetes o asma, o para aquellos que necesitan medicamentos o tratamientos en curso.

Las condiciones son iguales en las escuelas públicas. Este año, los libros llegaron a las escuelas tres semanas antes del final del plazo, justo antes del comienzo de los exámenes. Y en los grados inferiores, hay una gran cantidad de informes de los maestro sindicando que muchos niños en clase no pueden entender la clase porque no han comido adecuadamente y no pueden estar concentrados por mucho tiempo.

Esa es la realidad para la población griega. Y explica muchas cosas acerca de la política y sobre las perspectivas.

- – - – - – - – - – - – - – - -

AL MISMO, la crisis ha significado un callejón sin salida para la clase dominante. Recuerdo muy bien la gran crisis de los países de Europa del Este, cuando los regímenes estalinistas cayeron en 1989. La contracción de la economía fue del 12 por ciento y eso abrió el camino para todos estos cambios políticos que conocemos.

En los últimos tres años–sin incluir el corriente–la economía griega se ha contraído en más de 20 por ciento del producto interno bruto (PIB). La estimación es que en este año, la caída del PIB será del 6 por ciento. Antes de salir del país, la última predicción fue que la caída sería de más de 9 por ciento en los últimos tres meses del año.

Luego está la cuestión de la deuda griega. La clase dominante está apoyando una fórmula absolutamente desquiciada. La deuda, después de 10 años de un enorme programa de austeridad y depresión económica, está prevista ser igual a 2009. Es decir, si las cosas salen bien para ellos, para el año 2020, la deuda será exactamente igual a la de 2009. Y todos los sacrificios de la población habrán sido en vano.

Cada año, los fondos públicos griegos pagan los intereses de esta deuda de alrededor de 16 millones de euros. Una deuda de esta magnitud, compañeros, no se puede pagar.

Así que uno encuentra en la prensa la especulación que el final de este proceso será una quiebra caótica, una salida desordenada del euro, bajo el poder y la continuidad de los capitalistas en Grecia. Yo no sé si la Unión Europea expulsará a Grecia o no, ya que Grecia está vinculada al futuro del euro y el euro está vinculado con Grecia. Pero estoy seguro de que si estas políticas continúan, es muy posible que al final del proceso habrá un incumplimiento de pago y un retorno desordenado al dracma.

La realidad es que los capitalistas griegos prefieren quedarse en euros, cualquiera que sea el costo. Pero el peligro es que después de todas las medidas de austeridad tomadas en el nombre de quedarse con el euro–lo que ellos llaman una “devaluación interna dentro del euro”–nos enfrentaremos a una nueva austeridad después de ser expulsados del euro, con mayores ataques y una caída adicional en cualquier cosa de valor que posea la gente obrera: los sueldos y salarios, las pensiones, el ahorro, las casas, los terrenos, etc.

El ex primer ministro, Costas Simitis, ha descrito lo que significaría un retorno al dracma. Cuando Grecia entró en el euro, el tipo de cambio fue de 340 dracmas por un euro. Simitis considera que si Grecia sale del euro, el tipo de cambio será de 550 dracmas por euro, y en sólo una semana, el nuevo dracma se devaluaría en más del 100 por ciento.

No se debe olvidar que mientras estamos hablando, las personas más ricas de Grecia tienen más de 600 millones de euros en los bancos de Suiza, Gran Bretaña o los lugares más exóticos como las Islas Caimán. Así que uno puede imaginar una economía de dos lados, uno para los trabajadores, utilizando el nuevo dracma devaluado, y otro para los ricos que usan los euros en los bancos de Suiza.

- – - – - – - – - – - – - – - -

AHORA QUIERO pasar de la crisis a hablar de la resistencia.

La columna vertebral de la resistencia ha sido el movimiento obrero, con una serie de huelgas, luego una huelga general, a continuación un nuevo grupo de huelgas, una nueva huelga general, las ocupaciones y así sucesivamente.

Como acotación al margen: ¿Recuerdan, camaradas, cuántas veces han escuchado sobre el fin del movimiento obrero? Estamos felices de que esto nunca sucediera. Y eso sí es importante para la izquierda, la corriente política que intenta cambiar la sociedad basándose en la movilización y en los intereses del movimiento obrero. Así que mi primer punto es que Grecia nos ha dado muchos ejemplos del poder de los trabajadores que son importantes para las discusiones sobre la necesidad de un nuevo movimiento, o cosas por el estilo.

El segundo punto es que esta resistencia se ha extendido por todas partes en la sociedad griega. Decimos que estamos protegiendo el espacio público en Grecia. Eso significa que todos los hospitales públicos se han convertido en una fortaleza de la resistencia; no sólo, por cierto, con la participación de los trabajadores en el interior del hospital, los médicos y enfermeras, sino también de los pacientes y sus familias y amigos. Todos juntos trabajan para proteger y salvar el hospital.

Alrededor del hospital está el barrio, y las cadenas de solidaridad construídas entre ellos. Lo mismo es cierto con las escuelas públicas. Lo mismo es cierto con las guarderías infantiles, que son absolutamente cruciales para la familia obrera. Pero no es sólo eso – son los parques y otras instalaciones públicas.

Este es el espacio público que estamos protegiendo contra la privatización, contra los especuladores y en contra de la austeridad.

Mi tercer punto es que en estas circunstancias, la organización de la gente crece y se extiende. Y no estoy hablando de las organizaciones estrictamente políticas.

Al comienzo de la lucha, la izquierda creó comités de base. El más exitoso de ellos fueron los comités “No voy a pagar” de personas que dijeron que no pagarían los impuestos, que no pagarían los peajes en la carretera de Atenas a Salónica. Fue una campaña muy exitosa. Y en torno a estos comités, más cadenas de solidaridad se han creado.

Pero esto fue sólo el comienzo. Después del surgimiento del movimiento para ocupar las plazas públicas el año pasado, hemos creado lo que llamamos las asambleas populares, reuniéndose en los vecindarios. Esto fue muy importante. En un principio, era sólo SYRIZA y Antarsya y algunos anarquistas. Ahora, estas asambleas son reales. Y eso significa que en los barrios, un día de cada semana, la gente está reunienda y está debatiendo acerca de lo que tenemos que hacer, o lo que puede ser necesario en el barrio, o cómo nos enfrentamos a los fascistas, u otras cuestiones.

En los sindicatos, hay avances muy importantes. Con todas las elecciones sindicales, los socialdemócratas y la derecha están perdiendo posiciones, y la izquierda las está tomando. Pero eso no es suficiente. Así que en torno a los sindicatos, hay muchos comités de coordinación integrados por militantes de base. Todo esto es muy importante, pero incluso todo esto no es suficiente para hacer frente a nuestras obligaciones.

Mi último punto acerca de la resistencia es que la política se ha vuelto más y más importante para la gente. La cuestión del poder se ha presentado como el único método para salvar a nuestros trabajadores de base y los derechos sociales.

La gente ha comenzado a comprender que incluso si uno tiene un contrato legal que dice que ‘si yo trabajo ocho horas, voy a recibir este tipo de dinero’, para conseguirlo de verdad, hay que derrocar al gobierno. Porque el propietario dice: “Sí, quiero dártelo, pero el gobierno dice ‘no’, y el Memorando dice ‘no’”. Así que hay que derrocar al gobierno o al Memorando, y esto sólo se puede hacer junto.

Esta tendencia ha aparecido electoralmente. SYRIZA ha planteado en las elecciones la cuestión del poder, la cuestión de quién controla el gobierno. Este no es el control del Estado o el conjunto de la economía o la sociedad. Pero estos son los primeros pasos de politización de la gente.

- – - – - – - – - – - – - – - -

QUIERO DECIR algo acerca del programa de SYRIZA.

La cuestión de peso son las prioridades siendo destacadas SYRIZA y el debate público sobre estas prioridades, el cual se entabló entre la gente y el partido.

La primera prioridad es que tenemos que cancelar el Memorando. Muchos de los otros partidos de la izquierda han estado discutiendo el programa más amplio de SYRIZA, y tienen muchas ideas sobre esto y aquello, pero para nosotros, lo más importante es mantenernos enfocado en la necesidad de cancelar el Memorando.

Este es el punto donde la presión del enemigo está en su másximo, y dentro de SYRIZA hubo voces que pedían un enfoque “realista”. Ellos no somos traidores. Decían que SYRIZA debe [abrir] más espacio para maniobrar diciendo que no que lo vamos a cancelar el Memorando. Digamos que estamos en contra de él con el fin de tener tiempo para ir a Bruselas y discutir el asunto con Angela Merkel, y volver y decidir.

Pero SYRIZA mismo, hasta el final, sostuvo su posición. Tres días antes de la elección, el jefe de la coalición, Alexis Tsipras hizo estas declaraciones en una gran manifestación: “Si SYRIZA gana las elecciones el domingo, el lunes muere el Memorando”. Eso apareció en todos los periódicos al día siguiente.

La segunda prioridad es acabar con la austeridad. Pero camaradas, no mentimos a la gente. Es fácil decir, en estas circunstancias, que los salarios serán en un solo día mucho mejores, porque queremos que sean mejores. La posición de SYRIZA fue que el día después de asumir el cargo, elevaríamos el salario mínimo y la pensión mínima al nivel en que estaban antes. Y luego, poco a poco, íbamos a tratar de extender estos aumentos a todas las pensiones y todos los salarios, para elevarlos a lo que existía antes, y mejorarlos.

Ustedes deben de entender que durante dos meses, el programa de SYRIZA fue discutido en la televisión, la radio y los periódicos, desde las seis de la mañana hasta las 12 de la noche. La pregunta que escuchábamos una y otra vez fue: “¿Dónde van a encontrar el dinero para hacer todo esto?” Y la respuesta, camaradas, es simple: Vamos a buscar el dinero donde el dinero está. Así que la tercera prioridad de SYRIZA es que impondremos impuestos–una gran cantidad de impuestos–a las ganacias empresariales y de los ricos.

Vinculado a esto hay varios puntos importantes. En primer lugar, la nacionalización de los bancos–y no sólo con el fin de encontrar el dinero. Ésta es también la única manera de proteger a la sociedad, porque los bancos se vuelven muy grandes y muy peligrosos. Todos los nuevos productos financieros que han introducido significan que sobre la base de la deuda en euros, los bancos están acumulando cantidades mucho mayores de deuda. Al final del día, nadie sabe lo que está sucediendo.

Hay que detener este total derroche con la nacionalización de los bancos, como dijimos – bajo el control público y democrático de los trabajadores.

No fue casualidad, o porque fuera una de prioridad menor, que el control obrero aparezca tercero en esta lista. Debemos, en este momento, enfrentar la realidad de que en los bancos, después de 20 años de política neoliberal, los sindicatos [de trabajadores bancarios] han sido destruidos. Así que hay que crear la fuerza para imponer el control obrero. El control obrero no puede llegar como una ley expedida por el gobierno. La realidad es que los trabajadores deben estar organizados para tomar control obrero.

El otro punto ligado a la prioridad de SYRIZA es que la misma nacionalización bajo control público y democrático de los trabajadores, es exactamente lo que se prometió en todas las grandes empresas públicas que han sido privatizadas o están en peligro de ser privatizadas.

- – - – - – - – - – - – - – - -

QUIERO DECIR unas palabras sobre dos temas muy importantes en Grecia.

Uno de ellos la deuda. Dentro de SYRIZA, hubo una gran discusión sobre esta cuestión. Los miembros de la DEA apoyamos la posición de cancelar inmediatamente la deuda. Al final de esta discusión, llegamos a un compromiso honesto.

El compromiso fue el siguiente: El primer paso de un gobierno de izquierda debe ser controlar la deuda. El segundo paso es cancelar todas las partes de la deuda que son ilegales o que son el producto de especulación financiera–y nuestra estimación es que esto será la mayor parte de la deuda total. Y para el resto de la deuda, debemos exigir un memorando con condiciones sobre el pago–y si los acreedores no están de acuerdo con este memorando, entonces nos volveríamos a la interrupción unilateral de los pagos. Esta posición fue un poco más flexible, pero fue un compromiso para mantener junta nuestra enorme carpa política.

El otro tema es sobre el euro. He hablado antes acerca de los temores que tiene la gente en Grecia acerca de una quiebra desordenada y una vuelta a la dracma. Nuestra posición es que no apoyaríamos una salida de euro por nuestra propia iniciativa. Ese es el primer punto. El segundo punto era que no íbamos a aceptar ningún sacrificio por el euro. Y el tercer punto es que apoyamos la lucha europea para detener la austeridad y cada iniciativa tomada por la izquierda y el movimiento obrero en Europa.

Si nos fijamos en todo esto junto, se puede decir, igual que algunas organizaciones de izquierda en Grecia y en otros lugares han dicho, que es sólo “reformismo de izquierda”. Pero eso es una abstracción. En mi punto de vista, en las circunstancias que existen en Grecia hoy en día, este es un programa de transición.

Quiero centrarme en esto para dar énfasis. ¿Qué es un programa de transición? Entre las organizaciones revolucionarias de izquierda, a menudo hay una especie de concurso para proponer algo más avanzado al socialismo como parte de un programa de transición. Pero luego no es una transición. Si estas demandas pertenecieran a un programa de transición, entonces tengo la solución: Todo poder a los soviets. Y estoy seguro de que tal vez alguien más podría encontrar una solución más radical.

Un programa de transición significa que usted está partiendo de la realidad existente, que las demandas tienen un consenso entre una parte importante de la población que está dispuesta a luchar por estas demandas. Y a través de la experiencia de la lucha, esas personas pueden avanzar aún más a demandas más radicales y, al mismo tiempo, a las grandes confrontaciones con los verdaderos enemigos.

Esta fue una parte importante de una declaración hecha por la Cuarta Internacional a su sección en Grecia, que es parte de Antarsya. La declaración de la Cuarta Internacional fue que deben apoyar a SYRIZA, pero como punto importante, centrado en la cuestión de que las demandas de SYRIZA son de transición, que es exactamente lo que he tratado de describir.

Mi último punto será sobre las otras organizaciones de izquierda.

Hay una creencia general de que el Partido Comunista de Grecia está a la izquierda de SYRIZA. Eso no es verdad. La verdad es que el Partido Comunista tiene importantes fuerzas organizadas dentro del movimiento obrero en el sector privado. Pero también es verdad que el Partido Comunista de Grecia es algo así como el Partido Comunista de Francia en la década de 1960: un partido de dura línea estalinista, un partido reformista de línea dura, y un partido muy conservador.

Daré dos ejemplos de esta última afirmación sobre el Partido Comunista.

En 2008, tuvimos la revuelta de la juventud griega por la muerte de un joven estudiante a manos de la policía en Atenas. Durante un mes, todas las noches, los bancos estaban en llamas en Atenas, y cada día, manifestaciones pacíficas salieron a la defensa de las protestas nocturnas. Desde muy temprano, el Partido Comunista primero acusó a SYRIZA de proteger a [los anarquistas de] el Bloque Negro, y luego acusó a la policía de no intervenir a tiempo para detener los incendios.

El segundo ejemplo fue durante la elección. En esta elección, el Partido Comunista estaba diciendo a la gente que no podemos ganar, que es imposible tener un gobierno de izquierda, es imposible cancelar el Memorando. Que SYRIZA estaba diciendo mentiras, y no se puede confiar en ellos.

El 6 de mayo, el Partido Comunista ganó cerca de un 8 por ciento de los votos. Después de eso, el partido decidió que su llamado para que las elecciones de junio fue pedir a la clase obrera que cambiara su voto de SYRIZA [al Partido Comunista], diciéndoles: “Ustedes son unos irresponsables votando por SYRIZA. Cambien su voto y apoyen al partido”. La única consigna del Partido Comunista que se convirtió en realidad fue “Cambie su voto”, porque perdieron la mitad de su electorado. Ellos ahora tienen sólo el 4 por ciento de los escaños en el parlamento.

Este fue el castigo de la clase obrera para el Partido Comunista, y hay muchas novedades dentro del partido. Veremos si esto crea el cambio, porque el aparato del Partido Comunista tiene experiencia para hacer frente a una situación interna. Ahora están expulsando a miembros.

Lo último que diré será sobre ANTARSYA. Estos compañeros han cometido un error sectario que es absolutamente obvio. Después de la elección el 6 de mayo, SYRIZA hizo una propuesta muy generosa: unánsenos en un frente común electoral en las elecciones. Les garantizamos su visibilidad, su absoluta independencia y tres escaños en el parlamento, que era exactamente lo que podían obtener con los votos que tenían el 6 de mayo si no hubiera porcentaje mínimo para que los partidos entren en el parlamento.

Ellos se negaron. El 17 de junio, de cada cuatro votantes que tenían el 6 de mayo, perdieron tres. Este fue también un castigo.

Así que esta es la situación en Grecia, compañeros–y en esta situación estamos tratando de organizar hoy en día.

Discurso pronunciado en inglés. Transcrito por Leela Yellesetty y Larson Corey. Traducido por Bridget Briderick.

About these ads

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 47 seguidores

%d personas les gusta esto: